Heinrich Severloh, el soldado alemán que mató a más 1000 aliados durante el Día-D

¿Cual es la diferencia entre un héroe y un villano? Por un lado, alguien que ha infligido más de 1000 bajas al enemigo durante una guerra puede ser venerado como un héroe debido al servicio a su país para ganar la guerra, mientras que por el otro, el mismo hombre puede ser visto como una bestia, un salvaje, por el bando contrario por que mató tropas indefensas en un intento por salvar a una de las ideologías más despreciables que jamás haya influido en nuestro mundo. Hablamos de Heinrich Severloh, un soldado alemán de la Wehrmacht que sirvió en la playa que los aliados nombraron como Omaha durante la Operación Overlord, el desembarco de Normandía.

 

Antes de la guerra

Severloh nació en una familia de agricultores en Metzingen, Lüneburg Heath, situada en el norte de Alemania. Llevó una vida normal durante su juventud, y su familia se benefició del impulso de Hitler para rearmarse, lo que llevó a que se invirtiera mucho dinero en agricultores como la familia de Severloh. Como la mayoría de los hombres en edad de luchar, Severloh fue reclutado por la Wehrmacht el 23 de julio de 1942, a la edad de 19 años.
Severloh fue asignado a la 19ª División de Reemplazo de Artillería Ligera en Hannover. Luego fue trasladado a Francia en agosto para ser entrenado hasta diciembre, después de lo cual fue enviado al Frente Oriental, donde fue asignado para conducir los trineos de su división. Más tarde, en su servicio en el frente oriental, se sentiría insatisfecho con la vida de un soldado de la Wehrmacht que lo llevó a hacer "comentarios disidentes" que lo obligaron a realizar tareas físicas extenuantes que lo dejaron con problemas de salud permanentes que finalmente le hicieron ingresar en un hospital donde permanecería infresado durante 6 meses.
Después de salir del hospital se tomó un descanso para ayudar a sus padres con la cosecha de 1943. Esta pausa no duraría mucho, ya que lo llamarían de inmediato para el servicio en Normandía, donde daría a conocer su nombre a las tropas aliadas.

9 horas sin parar de disparar

El 6 de junio de 1944, alrededor de las 5 a.m., los primeros disparos comenzaron a sonar en la playa de Omaha. Ola tras ola los botes de desembarco de los Estados Unidos se tomaban tierra en diferentes playas de Normandía. Severloh tomaría la iniciativa aquí con su teniente diciéndole que no dejara de disparar hasta que se quedara sin munición. La defensa estaba formada por Severloh manejando una ametralladora MG42 y un sargento que Severloh no conocía que le proveía la munición para no parar de disparar.

Entre las oleadas de tropas estadounidenses, el cañón de su MG42 tuvo que ser reemplazado por uno de los 3 cañones de repuesto que utilizó durante la defensa, a menudo el cañón recién usado quemaría la hierba sobre la que descansaba debido a la gran cantidad de municiones que lo atravesaron. Además de dejar que el cañón se enfríe entre las oleadas de las tropas de los aliados, Severloh tomaba descansos y disparaba a la ola que se aproximaba con su mosquetón 98k para permitir que el MG se enfriara.
En general, después de 9 horas de lucha continua, Severloh dispararía 13.500 balas con su MG42 y otras 500 dispararon con dos rifles Karabiner 98k. En este tiempo, mató a aproximadamente más de 1000 soldados estadounidenses con algunas estimaciones que elevan ese número hasta 2000.

¿Heroe o asesino?

Existe una clara diferencia entre a quién llamamos asesino y héroe dependiendo de qué lado estemos. Si estuvieras del lado alemán en el momento de este ataque, pensarías en las acciones de Severloh como las acciones de un héroe. No solo se quedó atrás y defendió su sección de la playa de Omaha incluso más allá del punto donde el resto de sus compatriotas huyeron, sino que también mostró resistencia hacia una tarea establecida para proteger los intereses de su nación de origen.

Por otro lado, cortó sin piedad las vidas de hasta 2000 jóvenes sin repercusiones, ya que más tarde sería capturado por las tropas aliadas en una retirada sin que nadie supiera de sus hechos hasta que sus declaraciones sobre la guerra aperecieron en un libro llamado “Sie Kommen! Die Invasion der Amerikaner und Briten in der Normandie 1944 ”.
El ganador de la guerra siempre dicta la historia. Es por eso que vemos a alguien como Severloh como una bestia comparada en lugar de un héroe. Si un soldado aliado hiciera lo equivalente, sería venerado como un héroe militar.
Un gran paralelo sería como Simo Häyhä, que mató a más de 500 soldados soviéticos durante las guerras de invierno y ahora es admirado como la cumbre de la habilidad de los francotiradores de combate. El contexto siempre importa....

Pueden disfrutar de nuestra colección de documentales sobre la segunda guerra mundial en el siguiente enlace:

https://www.documaniatv.com/documentales/segunda-guerra-mundial/

 

Deja tu comentario
user-avatar
captcha-image
Envia solamente comentarios ,comentando haras que desaparezca la publicidad de abajo a otros usuarios además de participar y enriquecer la web. Si no ve o no le funciona algun video o necesita ayuda, dudas y demás use el formulario de contacto para que le podamos ayudar o no se publicará y no le podremos ayudar.
Comentarios
Animate! Se el primero en comentar este documental! y con ello enriquece la web y elimina la publicidad de abajo para todos.