El boom de los teléfonos suizos y de la estupidez humana

 

En mi último post os comenté que me recomendaseis temas sobre los que escribir por que me estaba quedando sin ideas, pues bueno si uno sale a la calle en cualquier pueblo o ciudad creo que ya se habrá dado cuenta que los individuos de la teóricamente especie más inteligente del planeta no somos nada sin tener en las manos uno de esos mal llamados teléfonos inteligentes y la verdad es una cosa que llama muchísimo la atención, el efecto de estos aparatos en nuestro día a día es cada vez mayor y su influencia en la sociedad creo personalmente que para nada es positiva.

Empecemos por lo errado de su término, teléfono inteligente, ya me direis que inteligencia tiene uno de estos susodichos aparatos...¿Tienen capacidad de aprender?¿pueden razonar?¿pueden resolver problemas? obviamente no...lo único que hacen es aquello para lo que están programados siguiendo tus órdenes. A mi personalmente me gusta más llamarles teléfonos suizos por que haciendo un simil con las navajas suizas que llevan la propia navaja y luego como todo tipo accesorios la mayoría innecesarios como destornilladores, tijera, lima, sacacorchos y abrebotellas, los "teléfonos inteligentes" de hoy día llevan el teléfono, la cámara, la radio, la linterna y todo tipo de accesorios inútiles que uno le quiera acoplar, como veis el concepto es el mismo, son las navajas suizas del siglo XXI, son teléfonos suizos, hasta aquí supongo que todos estaréis de acuerdo conmigo.

Si entrásemos en el tema de la privacidad, el cual la mayoría de la gente ignora, es de traca, ¿Dejarías que te colocaran un chip en tu cuerpo el cual esté constantemente pasando información exacta de donde estas, que cosas buscas, que cosas compras, que te graben en cualquier momento, donde vives, que música te gusta, que vídeos ves o a que hora suena tu alarma? ¿Lo harías? pues eso es básicamente lo que todos hacemos cuando llevamos nuestro teléfono suizo con nosotros........¿cogerías tus fotos y te pondrías a repartirlas a todo los que pasen por una calle? pues eso es prácticamente lo que haces cuando subes fotos a redes sociales y hemos dado nuestra aprobación para que nos lo hagan.

Ahora vamos a ahondar en algunos aspectos de nuestra vida diaria que se han visto afectados por nuestros "teléfonos suizos" ya sean de la manzanita o del androide:

No recordamos los números de teléfono: Atrás han quedado los días en que teníamos que memorizar los números de teléfono de nuestros contactos cercanos. Ahora vamos a la lista de contactos en nuestro teléfono, clic en un nombre, y voila. ¿Cuantos números de teléfono se sabía antes y cuantos ahora?

No podemos hacer simples cálculos matemáticos de cabeza: Ya sea la suma de lo que llevamos en nuestro carrito de la compra o cualquier operación matemática simple que se nos presenta a lo largo del día simplemente no la hacemos nos hemos vuelto dependientes de una herramienta útil que viene incorporada a la mayoría de los teléfonos suizos: una calculadora. Ninguno teníamos problemas resolviendo estos problemas de matemáticos simples de cabeza en la era pre-smartphone ahora muchos no pasaríamos ni los exámenes de EGB de matemáticas básicas de sumas, restas, multiplicaciones y divisiones.

No podemos deletrear ni escribir con propiedad: La autocorrección ha desarrollado una dependencia en él a lo que hay que añadir la manera abreviada de escribir heredada de los SMS ¿Pero y cuando no tiene autocorrección y tiene que escribir? Con darse una vuelta por cualquier cualquier web con comentarios de usuarios que no tenga autocorrector incluido verá las tremendas patadas que se le pegan al diccionario, algunos fallos ortográficos son de tal calibre que hacen daño a los ojos. No hay muchos analfabetos pero la cantidad de analfaburros a aumentado de manera exponencial.

Tenemos una atención de mosquitos: ¿Con qué frecuencia pierde rápidamente el interés por un artículo o video que está viendo en su teléfono? ¿Termina la mayoría de las actividades que comienzas, o se aburres fácilmente y buscas algo más entretenido? Somos incapaces de terminar nuestras tareas antes de terminar una pasamos directamente a la siguiente dejando la mitad a medias por no hablar de todas las actividades que dejamos a medio hacer por que el teléfono nos a ha distraído con alguna del millón de "alertas" sobre tonterías que recibimos al día.

Somos ajenos a lo que está sucediendo a nuestro alrededor: Estamos tan abduccidos por nuestro teléfono que si alguien nos habla mientras estamos escribiendo la enésima de nuestras chorradas diarias ni le escuchamos, vamos tan encerrados con todos nuestros sentidos en el aparato que ni nos paramos a observar las cosas y las personas que nos rodean. Nos hemos convertido en seres que físicamente están pero realmente nuestra vida es una burbuja virtual.

Las conversaciones en la vida real están en peligro de extinción: Si la mayoría de las personas con las que interactúa viven en su teléfono, es más que posible que esté perdiendo no sólo la comunicación cara a cara con su familia y amigos, tenga la seguridad que está perdiendo su capacidad y confianza para interactuar en la vida real. Por favor cuando tengas la suerte de estar sentado con una persona o personas que te importan, PRESTALES ATENCION Y HABLA CON ELLOS. No estaría de más que todos nos aplicaremos en guardar las conversaciones cibernéticas para momentos en que no estemos en la presencia física de otros. La persona delante de usted debe ser su prioridad y personalmente creo que es una falta de respeto estar haciendo el tontaina con el móvil cuando hay gente delante, por no hablar a la hora de comer, ahí debería estar prohibido.

No dormimos tanto ni tan bien: Los hay tan enganchados que se duermen con el telefono suizo todas las noches Los expertos en sueño dicen que tener un móvil en el dormitorio mientras intentamos dormir, incluso si no lo está usando activamente en la cama ,interfiere en con la calidad y la cantidad de nuestro sueño. Añádale las veces que al aparato le entran mensajes o notificaciones y te despiertan en mitad de la noche, además de que la mayoría de esos mensajes nocturnos no son mas que soberanas tonterías noche de sueño que nos jodió.

Estas algunas de las cosas en las que los "teléfonos listos" nos ayudan...pero algunos diréis que estos teléfonos nos han hecho estar más conectados y nuestra vida más fácil, personalmente os diré que de eso nada, te han complicado la vida y la estas malgastando. Antes usted no tenía necesidad de sacarle una foto al plato que se está comiendo para los demás o enseñarle a todo Dios a donde te has ido de vacaciones con la parienta o cotillear en la vida de una persona que no ve hace 20 años, con la cual sólo fue 2 días al catecismo antes de la primera comunión pero como encontraron en tal red ahora son "amigos"...o se pasa a mirar que bobada han publicado en la cuenta de tal o cual famoso y además es tan tontaina que le comenta la publicación, por supuesto llena de faltas de ortografía demostrando un tio muy smart, creyendo que te va leer cuando el que le publica las bobadas al famoso es un community manager a sueldo precisamente para que tú malgastes tu tiempo haciendo eso y de paso te cuele algo de publicidad. Vamos que en vez de facilitarte la vida te la enredan en cosas innecesarias.

De igual manera que en la navaja suiza con la navaja y el sacacorchos o abrebotellas según bebas vino o cerveza estas más que servido, el teléfono suizo con llamadas y sms y un gps para que el que tenga coche  es más que suficiente y seguro que los viven en tu entorno más cercano te lo van agradecer así como tu cerebro que por lo menos ya no lo tendrás virtualmente atrofiado.

Aaaaa y si eres uno de esos obsesionados que según sacan un modelo nuevo con alguna chuminada inútil estas como un pelele en la puerta de la tienda esperando a que te atraquen por favor respondeme, ¿te comprarías una navaja suiza con paracaídas? por que es eso exactamente lo que estas haciendo.

¿Alguien me puede decir alguna cosa que los queridos teléfonos suizos nos hayan aportado que sea realmente positiva? No valen chorradas, por que son el aparato por el que más chorradas han pasado de toda la historia de la humanidad, en eso estamos de acuerdo....

Deja tu comentario

user-avatar
captcha-image
Envia solamente comentarios. Si no ve o no le funciona algun video o necesita ayuda, dudas y demás use el formulario de contacto para que le podamos ayudar o no se publicará y no le podremos ayudar.

Comentarios

  • JORGE GARCIA
    JORGE GARCIA Banned
    Agregado

    gracias por tomarte la molestia de subir el documental y escribir el post. estoy de acuerdo en que utilizar el término "teléfono inteligente" es un contrasentido. el "listo" realmente es el que lo ha patentado. se está forrando. como dijo einstein "dos cosas son infinitas: la estupidez humana y el universo; y no estoy seguro de lo segundo". por analogía, "dos cosas parecen inteligentes: los smartphones y los usuarios de smartphones, es decir, los homo tecnologicus; y estoy seguro de que lo segundo se queda en que parece, y del parecer al ser, media un abismo".
    vivimos en la sociedad de la tontería y del aparentar.
    saludos.

  • mario
    Agregado

    hermosos comentarios todos a los que puedo leer en mi smartphone a mis 70 años.
    gestione la mayor parte de mi jubilacion desde este aparatito y ahirre tiempo de viajes colas y entrevistas con funcionarios.
    de haber existido antes del 1000 o 1700 se hubieran evitado muchas cosas malas incluso guerras amparadas en la oscuridad de lo oculto.
    puede pasar ahora pero mucho menos

  • Luz Santamaría
    Agregado

    mi primer teléfono móvil lo tuve a los 25. pero mi primer ordenador personal lo tuve con 4 años, allá por 1986. las generalizaciones son peligrosas. yo crecí con un pc, con una máquina que podía hacer todo lo que se podía hacer en la época (que no dista tanto de lo que se puede hacer ahora) pero con una sutil diferencia, habÍa que programarla para ello.

    el problema no es el smartphone y, por cierto, el término "smart" no significa únicamente "inteligente"; también puede significar "elegante" que, de hecho, es un término más adecuado.

    yo utilizo abreviaturas cuando escribo mensajes, porque, a diferencia de otros, como leo en el artículo, no confundo las sedes. aquí, en este comentario, mi discurso, mi gramática y mi léxico, son impecables por la sencilla razón de que el objetivo del mismo radica en convencer, contraargumentar y, por lo menos, intentar desmontar ciertos argumentos que erróneamente se han tachado de falaces, siendo que una falacia es otra cosa. lo que aquí he leído es una reducción simple, una generalización subjetiva. no es lo mismo. ahora bien, si lo que pretendo con la comunicación es advertir a mi esposa de que llegaré media hora tarde porque he ido al supermercado a comprar dos cartones de leche, yo, que me paso la puñetera vida redactando escritos jurídicos y legales, francamente prefiero la eficiencia, la velocidad, y la mayor carga de información con el mínimo coste de datos, además de la máxima comodidad. un teclado de smartphone es un delito contra la ergonomía y, recordemos, no está diseñado para novelistas o ensayistas. lo que no busco, ni pretendo, ni altera en nada mi dominio del castellano, es redactar el cantar del mío cid con la corrección con la que lo haría un catedrático de filología hispánica usando un teléfono móvil para ello. los teléfonos de hoy día están para facilitarte el día a día, están construidos con circuitería de microordenador de uso general, al que se le acoplan módulos sim, 4g, gps, etc. no están para nada más.

    yo recuerdo todos y cada uno de los números de teléfono que me importan. yo no subo fotos a internet. pero debido a mi trabajo, he visto a obreros ganar juicios contra sus empresarios por que su smartphone llevaba una cámara incorporada y podía ejecutar aplicaciones espía. así que incorporarles cámara, ha sido un avance notable. nadie te pide que expongas tu vida privada en un atril público con millones de espectadores tal como instagram. yo no utilizo el teléfono móvil cuando estoy reunida con gente. es más, suelo incluso despistarme y no atender llamadas relacionadas con mis obligaciones. tengo el mismo número desde hace años. mi madre conserva el primero que tuvo, de cuando las numeraciones empezaban por nueve. en los tres años que tengo este teléfono, probablemente haya pasado el 99% de su vida, no exagero, en modo vibración y sin aviso de llamada. yo no estoy pendiente del teléfono; suelo tener unas determinadas horas donde lo consulto y, si es procedente, devuelvo las comunicaciones que considere oportuno devolver.

    ¿qué pretendo decir con todo esto? yo, tengo 35 años a día de hoy, me regalaron mi primer com***dor con 4 años, en 1986. me he criado rodeada de tecnología. he dormido toda mi vida en habitaciones que parecían salas de simulación de la nasa. domino media docena de lenguajes de programación, conozco a fondo las cuatro arquitecturas más utilizadas en com***ción. dispongo de todo eso que aquí se califica casi de satánico, desde tiempos en los que no sabía ni ir al baño. jamás he contratado un técnico de reparaciones ni he comprado ninguna solución informática sino que las he montado yo. puede que yo no sea de la generación del smartphone, pero mi educación e infancia, fueron idénticas, aunque con 25 años de antelación. ese, y sÓlo ese, es el kit de la cuestión. no la tecnología. no se educa a los chavales hoy como se les educaba antes. por eso yo saqué partido a la tecnología, no me obsesioné con ella, de hecho, siendo que podría haber cursado cualquier ingeniería con la gorra, me compliqué la vida en extremo estudiando derecho.

    yo, que formo parte de ese colectivo, domino mi lenguaje. yo, que formo parte de ese colectivo, domino el arte de las relaciones sociales y humanas. yo, que formo parte de ese colectivo, mantengo mi privacidad en límites que otros menos conectados, no podrían ni soñar. y ahora mi pregunta es, ¿por qué nos encanta ver nuestras frustraciones, miedos y pensamientos, extrapolados y generalizados sin más, en los demás?

    no soy una excepción. en mi entorno, el comportamiento frente a la tecnología es similar, sino incluso más paranoico que el mío. y eso es porque mi familia está en contacto con la tecnología puntera desde hace generaciones, lo cual hace mucho más fácil la vida a los padres que, cuando pretenden educar a sus hijos en el uso y no abuso de la tecnología, no tienen ni la más remota idea de lo que están hablando y, así, como comprenderá el personal, es imposible que un niño te haga menos que ni *** caso. dadles tiempo a los chavales y a los padres. nunca nada es llegar y besar el santo. pero de ahí a ponerse una sotana y predicar el catastrofismo, hay un par de galaxias y media.

    gracias a los que hayan llegado hasta el final y un abrazo.

  • Vicente Martínez Martí
    Agregado

    solo hay una casa que hay que hacer, llevar el teléfono para las necesidades de recordar algo importante y usar la cámara para ayudarte a ti mismo. no tener internet en el móvil y tener la agenda llena de los teléfonos de familiares y amigos de verdad.

  • Pepon "el simplon""
    Agregado

    @fendi
    -la memoria es una parte indivisible de la inteligencia humana, separarlas es un razonamiento falaz.

    -la memoria no trabaja sobre números abstractos, trabaja con sensaciones y sobre todo, emociones. relacionar los números y mejor memoria es otro razonamiento falaz.

    -nos dices que te entretienes en el "super" recontando monedas , supongo que tienes más de 80 años. acuérdate de los que estamos perdiendo el tiempo haciendo cola detrás de ti ;-)

    -no nos demos tanta importancia, ni tu ni yo somos "la mayoría", si tu problema es liarte a la hora de escribir es tu problema, no lo generalices ni le eches la culpa a la tecnología.

    -¿¿¿¿chorradas???? también se pueden decir sin tecnología, asociar tecnología y "chorradas" es rozamiento, valga la palabra, bastante "chorra", recuerda la tecnología permite filtrar las chorradas.

    -la tecnología es la herramienta, el hecho de que sea objeto de deseo es un factor sicológico asociado al marketing, y las personas que les afecta tampoco son "la mayoría".

    la herramienta no es el problema, el problema es la resistencia al cambio, de nosotros depende entender los entornos tecnológicos o estrellarnos contra ellos.

    muchas gracias.