Callejeros: En negro

Gracias! Compartelo con tus amigos!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

avatar usuario
Agregado por machineto
4,790 Vistas

En España había en 2010 más de cuatro millones de personas desempleadas. Por eso, y ante el final de una economía basada en el crecimiento del sector de la construcción, cada mañana, decenas de padres de familia mendigan un jornal de obrero en una plaza de Madrid. Si consigues un hueco en la furgoneta, ese día tendrás trabajo. “La gente tiene que trabajar”, grita exaltado el conductor de la furgoneta que busca un ayudante para una obra, mientras varios hombres hechos y derechos se le arremolinan en torno a la ventanilla. Son gente sin contrato, sin horizontes laborales... pero con la responsabilidad de tener que poner un plato de comida a sus hijos cada día y de conseguir el dinero para ello.

En Sevilla, una mujer corta el pelo a domicilio. Llega, trabaja, se lleva el dinero en mano y “adiós muy buenas”. En  San Fernando de Henares, Madrid, un improvisado concesionario de venta de coches  “se planta” en la vía pública. Se vende el vehículo a pelo, con un apretón de manos y una promesa de cambio de papeles. Ni factura, ni garantía… ni nada. “Pero así, por un coche por el que me darían en un concesionario un dinero, aquí me dan el doble”, confiesa una persona experta en esta clase de gangas.

"Cuando aprieta la necesidad, el ingenio y la picaresca no tienen límites". Las tiendas de segunda mano son un gran lugar para hacer negocio. En la puerta, hay un mercadeo paralelo. Si dentro te ofrecen diez euros por un móvil a sabiendas de tus apuros y necesidades económicas, fuera un ciudadano marroquí te ofrece 15. Él lo podrá vender por 20. Cinco euros que para muchos no son nada, pero suficientes para alimentar durante un día a una familia. En ocasiones el ingenio y la picaresca no tienen límites, especialmente cuando aprieta la necesidad.

Un señor que estrena su bici da vueltas alrededor de un banco. Enfrente, una chica y su bebé llegan con una platina de juegos y otros dos con una tele a cuestas. La compra venta y el intercambio están a flor de piel. En las puertas de unos grandes almacenes de muebles algunos autónomos aprovechan su mes sin cotizar haciendo portes más baratos que los de las propias tiendas. Hay que estar vivo y rápido para localizar a un cliente y ofrecerle el porte más barato. O simplemente para ayudarle a cargar los muebles. “Le he dado cinco euros”, cuenta una mujer con el coche cargado. “¿Se lo merece?”, pregunta la reportera. “Sí”, responde la mujer.

Categoría
Social
Palabras Clave
callejeros
Duración
35:04
Fecha de publicacion
03-10-2011
Caratula
Callejeros: En negro

Deja tu comentario

captcha-image

Comentarios

Animate! Se el primero en comentar este documental