Planeta carnivoro: Oso polar

Gracias! Compartelo con tus amigos!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

avatar usuario
Agregado por machineto
1,505 Vistas

A 79 grados de latitud norte, el clima es brutal y la competencia para sobrevivir es feroz. En este paisaje desolado, durante diez cortas semanas, Binne -una osa polar- debe ingerir suficiente alimento para que le dure el resto del año. La osa está siempre buscando su alimento favorito: focas. Sus vecinos de siempre --el zorro ártico, el reno de Svalbard, el ratón de campo de Svalbard y la perdiz nival-- también se están preparando para el invierno. Como el implacable frío del largo y oscuro invierno los priva de una provisión constante de alimento, los vecinos comen lo más que pueden desde la primavera hasta fines del verano.

Después de meses de heladas tinieblas, el sol comienza a elevarse sobre Svalbard nuevamente, y Binne comienza a buscar su ración anual de focas. Los amigos de Svalbard de los meses de buen tiempo, las aves migratorias, regresan y el archipiélago se llena de vida. Los otros residentes ya se están deleitando con los frutos tempranos de la primavera, el reno mordisquea el musgo que comienza a entreverse entre la nieve, la perdiz picotea el suelo mojado por el deshielo en busca de semillas olvidadas del verano anterior, y el zorro ártico vuelve a visitar sus escondrijos ocultos en la espera de hallar algún mendrugo. Binne deambula solitaria por la nieve, concentrada en su búsqueda de la presa que aún no llega. El vecindario de 79 grados norte es pequeño. Sólo unos pocos animales viven allí todo el año, y han aprendido que cualquier interacción puede ser peligrosa. En un lugar en donde pueden pasar semanas entre comidas, el peligro puede venir de cualquier dirección, y en cualquier momento. Los vecinos de Binne muchas veces aprovechan lo que ella desecha para complementar sus propios esfuerzos por sobrevivir. Pero el tiempo pasa y los hielos flotantes que vienen desde el polo a 79 grados norte no han llegado. La falta de hielo es un gran problema para la osa polar porque es en el hielo en donde habitan las focas.

Binne es una nadadora nata, pero no tiene esperanzas de atrapar focas sin hielo en donde descansar. Los demás residentes están comenzando a ver a Binne con malos ojos. ¿Cuándo comenzará su temporada de caza de focas y qué pasará si la temporada no llega? A medida que transcurre el verano, y el suelo se calienta, es evidente que este año, por primera vez, los hielos de la primavera no llegarán. 79 grados norte se está calentando y la provisión de alimentos, usualmente baja, ha sido afectada seriamente por la tendencia climática mundial. Los demás residentes no tienen problemas. Las aves han regresado a la isla proporcionando cantidades de huevos y algún que otro polluelo a los zorros. Los ratones de campo están engordando con hierbas y semillas, para las que sólo compiten con el reno. Pero a Binne no la han invitado al banquete. A medida que se acaba el tiempo y se aproxima el invierno, comienza a sopesar alternativas. Ninguna muy apetitosa. El sol baja cada vez más y la búsqueda de Binne de una buena comida se vuelve crítica para todos los residentes de 79 grados norte. La gran osa debe comer algo rico en grasa antes de que el sol desaparezca. ¿Quién caerá y cómo cambiarán las cosas en este vecindario poco común? Cuando Binne vuelca su desesperación en un corpulento reno, el destino interviene enviando una ballena muerta al vecindario. Por este año, la osa tiene toda la grasa que necesita, aún sin las focas. Pero ¿qué pasará la próxima primavera?

Categoría
Naturaleza
Palabras Clave
osos, planeta carnivoro, national geographic
Duración
49:50
Fecha de publicacion
01-07-2015
Caratula
Planeta carnivoro: Oso polar

Deja tu comentario

captcha-image

Comentarios

Animate! Se el primero en comentar este documental