Los cazadores de nazis: 10- A la caza de Adolf Eichmann

Gracias! Compartelo con tus amigos!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

avatar usuario
Agregado por machineto
19,233 Vistas
Adolf Eichmann fue el oficial de las SS acusado de la Solución Final, el hombre encargado de transportar a los judíos a los campos de exterminio nazi. Realizó su trabajo con celo y eficiencia. En agosto de 1944, Eichmann informó a Hitler que cuatro millones de judíos habían sido asesinados en los campos de exterminio nazi y que otros dos millones habían sido ejecutados o habían muerto en las cámaras de gas. En 1945, Eichmann fue detenido por los aliados, pero logró escapar y vivió los años siguientes sin que se supiera la clase de asesino que era. Cómo y por qué logró escapar sigue siendo un tema muy controvertido.

Isser Harel, el jefe del Mossad, la legendaria agencia de inteligencia israelí, estaba decidido a cazar a Eichmann. Su misión consistía en localizarlo y llevarlo a juicio antes de que los miembros renegados de “Los Vengadores”, un grupo de judíos dedicado a matar a todos los nazis, lo atrapara primero.

Todo comenzó cuando Shimon Avidan, un vengador aguerrido, afirmó haber encontrado a Adolf Eichmann. Más tarde se supo que Avidan había localizado al hombre equivocado. El atentado tuvo que ser cancelado antes de que una persona inocente fuera asesinada. En realidad, Eichmann había escapado a la Argentina, ayudado por la organización secreta ODESSA.

La gente comenzó a hacer preguntas sobre los vengadores y algunos de ellos abandonaron el grupo para convertirse en los miembros fundadores del Mossad en 1951.

Entonces, sin indicios previos, en el otoño de 1957, el Ministerio de Asuntos Exteriores israelí recibió una llamada telefónica de la fiscalía de Hesse, Alemania, afirmando que Eichmann estaba viviendo en Argentina. La información fue transmitida a Isser Harel, jefe del Mossad. Harel había estado en Palestina durante todo el Holocausto. Para él, la captura de Eichmann estaba relacionada con la justicia y no con la venganza.

Los agentes del Mossad siguieron meticulosamente todas las pistas hasta que a finales de 1959 descubrieron que Eichmann había cambiado su nombre por el de Ricardo Klement. Un equipo de agentes fue enviado a la Argentina para seguir al hijo de Eichmann, quien los condujo hasta la calle Garibaldi, en el partido de San Fernando, en Buenos Aires. Los investigadores vigilaron la casa constantemente y la fotografiaron desde todos los ángulos posibles. Finalmente, el 21 de marzo de 1960, los agentes vieron a Ricardo Klement bajarse de un autobús y caminar lentamente hacia su casa.

A partir de ese momento todo debía llevarse a cabo bajo el más estricto secreto, ya que enfrentaban dos grandes problemas. En primer lugar, la operación era totalmente ilegal. No existían tratados de extradición entre Argentina e Israel y por lo tanto la captura iba en contra de las leyes locales e internacionales. Y en segundo lugar, Harel tenía que mantener sus planes ocultos a los miembros de los vengadores, que estaban desesperados por matar a Eichmann antes de que pudiera ser llevado a juicio.

Isser Harel voló a Argentina para supervisar personalmente la misión con un equipo de 30 personas. El 11 de mayo, un agente del Mossad tomó por la fuerza a Eichmann y lo arrastró hasta un automóvil. "Si no se queda quieto" le advirtieron, "le dispararemos". Los agentes esperaban que el monstruo nazi tuviera un aspecto más siniestro, más imponente, pero era tan sólo una persona asustada, que no dudó en admitir su identidad. Una semana más tarde, fue drogado y sacado del país en un avión El-Al.

En un proceso que se televisó mundialmente, Eichmann fue llevado a juicio en Israel en 1961. Declarado culpable de crímenes contra la humanidad, fue condenado a la horca.

Como era de esperar, surgieron numerosas protestas desde Argentina y varios abogados se mostraron indignados por la acción ilegal. Con el fin de distanciarse del proceso, el Mossad le concedió gran parte de los méritos a Simon Wiesenthal, jefe del Centro de Documentación Judía. Wiesenthal prácticamente no había participado en el secuestro, pero era el personaje adecuado para acreditarle la responsabilidad. A partir de entonces, la credibilidad de Wiesenthal se disparó y comenzó a recibir apoyo para su organización, que se materializó en los recursos y la financiación necesaria para capturar a otros nazis.
Categoría
Historia
Palabras Clave
los cazadores de nazis, nazis
Duración
50:34
Fecha de publicacion
23-05-2011
Caratula
Los cazadores de nazis: 10- A la caza de Adolf Eichmann

Deja tu comentario

captcha-image

Comentarios

Animate! Se el primero en comentar este documental