Urtain

Gracias! Compartelo con tus amigos!

You disliked this video. Thanks for the feedback!

avatar usuario
Agregado por machineto
3,225 Vistas

Llenó, abarrotó como ningún otro púgil español, recintos y pabellones deportivos, incluso plazas de toros y campos de fútbol donde se había montado un ring, superando incluso a su ídolo, el también guipuzcoano Paulino Uzcudun. José Manuel Ibar Aspiazu había nacido en el caserío Urtain, (del que tomó su apodo para el mundo pugilístico), en Arrona, cercano a Cestona el 14 de Mayo de 1943, y cada vez que peleaba en sus grandes combates, en sus matchs decisivos, dejaba desiertas las calles de las ciudades españolas. Había comenzado como aizkolari, después como levantador de piedras, para más tarde cambiarlas por los guantes de boxeo. Conquista la fama y la popularidad, radio, TV, prensa, el mundo de las revistas, le acogen continua y asiduamente en sus espacios.

 Debuta el año 1968 en Villafranca de Oria (Guipúzcoa) y consigue un impresionante y discutido récord de 27 victorias consecutivas por KO. La noche más importante de su vida pugilística la vivió en Madrid con un público que atestaba el Palacio de los Deportes (1970), y que aplaudía a rabiar cuando Urtain destronaba al alemán Peter Weiland y se coronaba Campeón de Europa de los pesos pesados. Millones de espectadores lo presenciaron por televisión.

 Seis meses más tarde (10/9/70) en el Estadio de Wembley de Londres un veterano y experimentado púgil como era Henry Cooper, que ya se había enfrentado a Cassius Clay, arrebata la corona europea a un bravísimo Urtain que dio todo lo que tenía y que recuperaba más tarde el título al vencer al británico Jack Bodell en la pelea que para José Manuel suponía su mejor triunfo, su mayor orgullo, y que al bajar del cuadrilátero declaraba: "Demostré a mis detractores que no estaba acabado", además de lo que suponía conquistar por segunda vez el campeonato.

 Desgraciadamente el alemán Jurgen Blin se lo arrebata en Madrid (1972). Por tercera vez contiende por el título, pero ya está pasado de forma, lento, ha perdido facultades y antes de pelear en Amberes por el título continental ante el Campeón, el belga Jean Pierre Coopman apodado "El León de Flandes", tiene la premonición de que va a ser su último combate y avisa a su manager de que si le veía mal, en inferioridad, castigado, que parara la pelea. Del Río tuvo que arrojar la toalla que suponía el abandono de su pupilo. Era, fue, su último combate, aunque Urtain siguió durante un tiempo subiendo a un cuadrilátero como catcher de lucha libre con el sobrenombre de "El Tigre de Cestona". Y se arrepintió, ya tarde, de haber dejado el levantamiento de piedra por el boxeo.

 Después abrió un restaurante, se decidió a otros menesteres y empresas, tuvo otra familia, dos nuevos hijos, Vanessa y Eduardo, mas las cosas de los negocios y de la economía no le fueron bien. Deprimido, solo en Madrid dado que los suyos estaban de vacaciones de verano, sin poder hacer frente al pago del alquiler de su vivienda y desahuciado de la misma, en la madrugada del 21 de Julio de 1992 adoptó una decisión drástica. Desde la ventana del décimo piso de la madrileña calle de Fernán Caballero se lanzó al abismo y el ídolo se rompió en mil pedazos. Para volver a la nada. El golpe más duro de su vida se lo infligió a sí mismo.

Categoría
Biografias
Duración
1:05:02
Fecha de publicacion
28-12-2012
Caratula
Urtain

Deja tu comentario

captcha-image

Comentarios

Animate! Se el primero en comentar este documental